top of page

Hábitos Atómicos aplicados al Recruitment


El libro más vendido de James Clear, Hábitos Atómicos, fue publicado en 2018 y desde entonces ha vendido más de 9 millones de copias en todo el mundo y ha sido traducido a más de 50 idiomas.


Con el inicio del Año Nuevo, todos hemos establecido algunas resoluciones que esperamos alcanzar. Con Hábitos Atómicos, descubriras una guía práctica sobre cómo optimizar tus hábitos y mejorar un 1 por ciento cada día. El libro se basa en ideas comprobadas de cambio de comportamiento de la biología, la psicología y la neurociencia y las explica de una manera fácil de entender y de poner en practica.


Muestra cómo cambios minúsculos pueden convertirse en resultados que cambian la vida. James descubre algunos trucos sencillos de la vida, utilizando la ciencia de los pequeños hábitos para mantenerse productivo, motivado y feliz.




Este artículo no es una promoción del libro (¡aunque invitamos a leerlo en su totalidad!). Sin embargo, los Hábitos Atómicos se pueden aplicar a todos los aspectos del día a día, y queremos explorarlos en la contratación.


Una de las bases del libro es que cada vez que realizamos un hábito, ejecutamos un patrón de cuatro pasos: señal, anhelo, respuesta, recompensa.

  • Señal. Una pieza de información que sugiere que hay una recompensa por encontrar, como el olor de una galleta o una habitación oscura esperando iluminarse.

  • Anhelo. La motivación para cambiar algo para obtener la recompensa, como probar la deliciosa galleta o poder ver.

  • Respuesta. Cualquier pensamiento o acción que necesites para llegar a la recompensa.

  • Recompensa. La sensación satisfactoria que obtienes del cambio, junto con la lección de si debes volver a hacerlo o no.


Si queremos formar nuevos hábitos, debemos hacerlos obvios, atractivos, fáciles y satisfactorios. Por otro lado, para aquellos hábitos que deseamos eliminar, debemos hacerlos invisibles, poco atractivos, difíciles e insatisfactorios.



Ahora, ¿cómo podemos traducir esto a la contratación?


En primer lugar, deberas analizar tus responsabilidades, objetivos y propias metas. Identificar las áreas donde deseas ver mejoras, para determinar los hábitos que necesitas fomentar versus los que necesitas desalentar. Una vez que tengas tu lista, puedes proceder a establecer los pequeños cambios que te llevarán a resultados notables.


4 otras recomendaciones que puedes aplicar fácilmente:


Seguimiento de tu progreso: en Atomic Habits, James Clear explicó que el seguimiento de tus hábitos diarios es la clave para compilar consistentemente pequeños comportamientos con el tiempo para lograr resultados increíbles. Ya sea que hagas seguimiento de tus actividades de reclutamiento en una hoja de cálculo de Excel, un tablero de Trello o tu ATS, no rompas la cadena. ¡No puedes medir lo que no puedes ver!


Apilar hábitos: el libro presentó la idea de apilar hábitos para asegurarse de que un hábito recién deseado sea fácil de recordar porque sigue inmediatamente a un hábito existente, se "apila" encima de él. Por ejemplo:

  • Después de hacer una taza de café, enciendo mi computadora.

  • Después de encender mi computadora, reviso mi bandeja de entrada.

  • Después de revisar mi bandeja de entrada, llamo a 5 candidatos/as.

El NUEVO TÚ: crea una nueva personalidad de superestrella del Recruitment para ti mismo/a y conviértete en esa persona. Tendrás más éxito si te enfocas en ser una nueva versión de ti mismo/a, en lugar de simplemente lograr objetivos. "Con los hábitos basados en resultados, el enfoque está en lo que deseas lograr. Con los hábitos basados en la identidad, el enfoque está en quién deseas convertirte". Los hábitos basados en la identidad resultan en cambios y éxito duraderos.


Rodearte de personas afines: es más probable que experimentes señales positivas y antojos que te lleven a un comportamiento óptimo si te rodeas de personas con creencias y comportamientos similares sobre las prácticas de contratación exitosas. Encuentra un grupo de personas que exhiba creencias y comportamientos similares. De la misma manera, un compañero/a de responsabilidad puede ayudarte en el mantenimiento de hábitos positivos y en la búsqueda continua de desarrollo profesional.



Conclusión:

James sugiere que el entorno es la mano invisible que moldea el comportamiento humano. Al tomar el tiempo para analizar el impacto del entorno en tus hábitos actuales, puedes comenzar a hacer cambios incrementales que creen sistemas repetibles que respalden comportamientos positivos. Mejora piezas de tu proceso de Recruitment día a día, en pequeños fragmentos, y antes de que te des cuenta, estarás en camino de reclutar talentos superiores con facilidad.


3 visualizaciones

Comments


bottom of page